A falta de talento, peru cifra esperanzas en borrachos

Lo primero que debe hacer Reimond Manco es valorar la oportunidad que se le presenta. Alianza Lima toma un riesgo. Un futbolista con habilidades, más de acciones puntuales que de sostener partidos; que alcanzó su pico de rendimiento en Juan Aurich hace cinco temporadas. Manco debe reconocer que este contrato, al menos por ahora, es más favorable para él que para el club blanquiazul.

Con 25 años recién cumplidos, tiene una nueva y buena posibilidad para demostrar si se conforma solo con sus condiciones para jugar o si aún está a tiempo de trabajar y potenciar su talento y convertirse en un futbolista profesional.

El medio, desde sus cualidades, le exige crecer, pero de repente Manco pertenece a esa clase de jugadores que disfruta lo que ha obtenido y no se plantea nada más. Esta será una ocasión para descubrirlo.

En Matute, Reimond va a ser el futbolista más observado. Tendrá presión de todos lados y veremos cómo asume este nuevo reto. Perdió años, no se entrenó bien, no se fortaleció físicamente y dilapidó la ocasión de consolidarse en un equipo protagonista y mucho menos en el extranjero. Más allá de la comparación con el colombiano James Rodríguez por pertenecer a la misma generación (categoría 90), preferimos vincularlo por características y recursos con el chileno Alexis Sánchez: explotaron a los 16 años y se llevaron las luces por su facilidad para gambetear, desequilibrar, pasar y anotar. Hoy, la diferencia es notable.

Alianza requiere que sostenga su talento el mayor tiempo posible, aunque para destacar el domingo, debe cumplir el rol de la semana. Depende de él.