2 errores que nunca debes hacer en una cita privada con Dios

2 ERRORES QUE NUNCA DEBES HACER EN UNA CITA PRIVADA CON DIOS.

por Alejandro Rivas

Imagina que tienes una cita con Dios.

Hoy.

Entrarás a Su Templo.

Al lugar santísimo.

Tendrás una hora de audiencia privada con el Señor.

Podrás preguntar y decir lo que quieras.

Sin limites ni reservas.

¿te imaginas lo que podrías averiguar?

¿cómo aprovecharías el tiempo con Él?

¿pidiéndole? ¿preguntándole? ¿cuestionándole? ¿contemplándole?

Yo de algo estoy seguro, me pasaría sonriéndole.

Y haría lo que pudiera para motivarle a hablar,

de lo que Él quiera,

todo lo que Él me dijera sería importante.

No puedo concebir desperdiciar una cita PRIVADA con el Todopoderoso en palabras prefabricadas o repetitivas,

ni mucho menos pasar mi tiempo hablando y hablando sin darle tiempo a responderme,

pues obviamente lo que yo necesito es escuchar lo que quiere decirme.

Pero vamos un poco más allá

¿qué opinas de pedirle un paseo privado por Su templo?

¿o recibir una visión mas detallada y explicada acerca del apocalipsis?

¿o dar juntos un completo paseo por el cosmos?

¿y que tal conversar un poco sobre Sus sueños futuros?

¿te parece mucho pedir?

no lo creo,

algunos le han pedido más años de vida o la salvación de ciudades

y sus peticiones han sido aprobadas y respondidas por Él con amor en las Escrituras.

Dios es un ser real

y no puedo concebir el desaprovechar una conversación con Él en tonterías sin sentido.

Sería un error grotesco destruir un momento tan importante.

Tener esa cita privada es posible.

En lenguaje científico se llama teletransportación holográfica espiritual.

En lenguaje humano se llama conversación intima.

En lenguaje Bíblico se le llama “Oración”.

Orar es pedir algo a Dios.

Orar es subir al tercer cielo.

Orar es recibir revelaciones Divinas.

Orar es escuchar a Dios.

Orar es llorar con Dios.

Orar es ser empoderado para la victoria.

Orar es ser prosperado.

Orar es ser sanado.

Orar es adquirir sabiduría.

Orar es pasear con Dios.

Orar es reír con Dios.

Orar es aprender.

Orar es crear un mundo nuevo.

Orar es descubrir el color preferido de Dios.

Orar es descubrir la comida favorita de Dios.

Orar es descubrir lo que está haciendo Dios ahora mismo.

Orar es ver el futuro.

Orar es vernos a nosotros mismos realmente.

Orar es paz.

Orar es progreso.

Orar es hallar trabajo.

Orar es Libertad de vicios.

Orar es descubrir mi propósito.

Orar es aprender a usar mis Dones.

Orar es lograr decir no a la pornografía.

Orar es convertir lo esteril en fructifero.

Orar es evitar corrupción en el gobierno.

Orar es relación.

Orar es bendecir mi negocio.

Orar es intimidad.

Orar es evitar atentados terroristas.

Orar es descubrir cosas ocultas.

Orar es hallar mi pareja idónea.

Orar es provocar milagros.

Orar es nacer de nuevo.

Orar es ser vivificado espiritualmente.

Orar es ser hecho hijo de Dios.

Orar es conocer a Dios.

Eso es la Oración.

Una cita privada con Dios.

No una reunión con un ángel.

Ni una cita con un arcangel.

No hay secretarias intermedias aquí, ni asistentes mirones.

La oración es una CITA PRIVADA CON EL CREADOR.

Por eso cuando Él te llame a Su presencia,

vé.

Sería un error grotesco decir “no” a un poderoso y divertido paseo con Dios.

Actualmente millones de personas conocen una religión, memorizan escrituras, hablan promesas Divinas, y saben de escatología apocaliptica a la perfección, conocen señales y se santifican de muchas cosas, pero aún no conocen a DIOS. El propósito de mi nuevo libro “La realidad de Dios” es guiarte hacia Él. Directamente. Sin escalas. Sin intermediarios. Una reunión privada con Él que cambiará tu vida.

2 Me gusta

Gracias por este tema

1 le gusta

Gracias, muchas gracias…buenas noches :wink:

1 le gusta